El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


miércoles, 30 de septiembre de 2015

BASURA HUMANA.

El cura rojo jesuita (valga la redundancia), Felipe Berrios, se choreó con la alcaldesa de Antofagasta, doña Karen Rojo, quien solicitó el desalojo de 26 campamentos de su comuna, donde malviven unas 3.000 familias, aunque no sé si los terminará desalojando. Ya sabemos como es este negocio de la política.

Según Berrios, el 80% de esta gente es inmigrante, lo que es asunto de ellos; la mayoría se fue a meter en quebradas peligrosas con cables de alta tensión, lo que tambien es problema de ellos ya que nadie los obliga a vivir ahí, y remata diciendo que una pieza de 3x3 cuesta 200 lucas de arriendo y supuestamente esta gente no lo puede pagar. Todo muy dramático, como pueden ver.

El cura rojelio termina su exposición con la pachotada de preguntar si los piensan lanzar al mar. Seguramente muchos se impresionan con este “drama humano”, pero yo no. ¡Escándalo nacional!, la especialidad del cura Berrios.

Cualquier persona desapasionada con un mínimo de inteligencia puede desentrañar este asunto. En Antofagasta hay 3.000 familias viviendo en un lugar que no les conviene vivir. Entonces, ¿cuál es la razón para seguir viviendo en esas condiciones?.

La razón ya la conocemos, incluso la sabe muy bien el cura rojo. Están viviendo en esas condicionas a la espera de que les regalen una casa a costa de los contribuyentes que ya pagaron o están pagando la suya. Si no viven en la pobreza no son pobres, y si no son pobres no les regalan una casa. La pobreza no es tan mal negocio como algunos piensan, si se conocen los vericuetos de la burocracia que vive de los votos de los pobres a cambio de una casa de regalo.

Berrios, siempre locuaz, asegura que vivimos en un sistema (el famoso modelo), que “no solo produce basura sino que produce gente que es considerada basura”.   

Berrios se refiere al capitalismo, aunque nosotros sabemos que lo que incentiva a esta gente a vivir ahí es el socialismo. Y Berrios también lo sabe, por eso no trago a este cura farsante.

Como bien nos explicó Milton Friedman, el problema no es la inmigración, sino el “estado de bienestar”, el que en este caso desincentiva el ahorro, la formalidad y el buen vivir y promueve que la gente viva en medio de la basura para obtener el beneficio anunciado.   






  

martes, 29 de septiembre de 2015

FELIZ CUMPLEAÑOS CLAUDIA.

Hoy está de cumpleaños la Comandante Claudia. Cumple hartos, y bien movidos. La viejita le ha hecho a un “cuantuai”. Le hizo al guitarreo en sus años mas o menos mozos, me imagino que con un pitito de vez en cuando; le hizo a la JAP que comandaba su padre, el traidor a la patria; le hizo a las playas australianas, aunque las encontró con la arena muy blanca y demasiado capitalistas, por esos lados la gente se bañaba sin pedirle permiso al comité central, por lo que cambió el gran arrecife de coral por el muro de Berlin y a los tiburones blancos por el tio Erich.

Dicen que volvió a Barbarilandia antes de lo que cuenta, quizá con un permiso del dictador de la dictadura, y ahora lo pela de lo lindo. ¡Mal agradecida la gordita esta!. Lástima que no aprovechó la oportunidad para terminar sus estudios de medicina, aunque ahora usa delantal con la cosita esa con la que escuchan el cucharón y todo, para la foto, claro. ¡Es grito y plata la cuestión!. Igual trabajó en la Clínica Chiloé atendiendo a jovenes idealistas que llegaban luego de pegar tiros y colocar bombas en torres de alta tensión. Uno de estos cabros botó una torre un viernes por la noche dos minutos antes de que el galán de turno se aprestara a pasar por las armas a doña Natasha Kinsky y volvió la luz el sábado en la tarde para ver la cabezota de don Francis. El cambió me traumó hasta el dia de hoy.

Lo que nadie pone en duda es la capacidad de colaboracion de doña Michelle. Dicen que colaboró con el MIR y el FMR. También a colaborado con la destrucción de la economía y colaboró con el señor Dávalos padre en la creación de la maravilla aquella de los aros y los vale vista perdidos.

Y así pasan los años y la vida. La chiquilla está un poco mas vieja, harto mas gorda, al parecer cambió la paraguaya por el escocés, y ya no le alcanza la guitarra playera para relajar el ánimo, por lo que se toma su tonta pastilla antes del desayuno, otra en la tarde, una para dormir y otra para despertar del sueño no muy reparador.


Igual llegó a ser presidenta, y dos veces. Como dice su ídolo Carlitos Marx: “La historia se repite, primero como tragedia, y después como comedia”. Será por eso que en esta segunta parte el 80% de los chilenos no para de reirse de la viejita. ¡Feliz cumpleaños!.

lunes, 28 de septiembre de 2015

INVIRTIENDO EN MARTE.

La NASA encontró agua en Marte. Caval ya inició conversaciones con inversionistas malayos para invertir en un desarrollo inmobiliario financiado por el Banco de Chile. En los próximos meses se anunciará un cambio en el plan regulador marciano. Sebastián y Natalia mueven rápido sus fichas.

El problema es que Marte queda muy lejos y el Transantiago aun no llega por esos lados, por lo que tienen un problema logístico que solucionar. Algunos aseguran que es un problema de diseño, otros dicen que de implementación.

Sebastiancito conversó con las empresas constructoras españoñalas Sacyr y OHL, ambas con un pasado intachable. Les propuso construir una ruta concesionada hasta Marte con una salida justo al lado del desarrollo inmobiliario que pretenden construir con sus socios malayos. Por otros problemas logísticos tampoco será posible.

Ante la nagativa de los españoles, recordó unas movidas estratégicas de su época como asesor de inversionistas extranjeros y llamó a unos filipinos que son socios con unos vitnamitas que a su vez copian tecnología espacial rusa. Van a construir un transbordador espacial para poder vender los departamentos de Marte a gente que los pueda visitar. Los filipinos los van a construir y Caval los asesorará en la construcción. Doña Natalia entiende de estos temas.

Don Gonzalo Vial se enteró del agua marciana por la prensa y le solicitó una sesoria a Caval para instalar la planta faenadora de cerdos mas grande de la galaxia. Don Gonzalo tiene muchas expectativas ya que Marte queda mas lejos que Freirina y el viento va para el otro lado del desarrollo inmobiliario de Caval y los malayos. No habrá problema de olores, o al menos eso esperan.

Solo falta colocar a un (a) presidente (a) en Marte y Sebastiancito pensó en su señora madre, quien le ofrecerá igualdad y salud gratuita a los microorganismos marcianos. La elección está asegurada. La ONU mujeres la opoya, los oligopolios también. Se pretende formar una “Alianza Público Marciana”.


MEO pretende entregarle un trozo de Marte a Bolivia, de preferencia cerca del agua que encontró la NASA. Para solucionar cualquier problema posterior, la Haya tendrá la última palabra. Así se entiende la gente civilizada.

domingo, 27 de septiembre de 2015

VIVIR COMO SOCIALISTA.

A veces lamento no ser socialista. La vida, según veo, es mas facil siendo socialista. De partida, me haría acreedor de una autoridad moral sin igual que me permitiría opinar de cualquier tema sin la necesidad de argumentar, con lo que comenzaría a tener razón en todo, aunque la patrona no opine lo mismo.

Podría postular a algun trabajo en Codelco, Enap, BancoEstado, o en alguna de las innumerables reparticiones públicas que financiamos quienes no somos socialistas. Obviamento no sería necesario preocuperme por temas como productividad y demás leseritas inventadas por neoliberales sin corazón.

Mis hijos podrían estudiar con alguna beca universitaria del tipo Valech o similares. Una casita gratis nunca está demás, tal vez en la playa o por ahí. En fin, no es tanto lo que pido.

Ser socialista es una buena decisión.

Ante cualquier problema, un socialista de tomo y lomo siempre cuenta con la posibilidad de emigrar como perseguido político y así poder gozar de lo lindo a costa de los beneficios de los estados de bienestar, que si bien están a medio morir saltando, siempre seraán una digna alternativa a tener que humillarse trabajando para vivir.

Los socialistas mas “pulentos” llegan directamente a la ONU, el FMI, a alguna universidad europea, o al menos a alguna ONG que busca la paz mundial. Pegas no les faltan, y si son de las que no hace falta trabajar porque con tantos viajes pagados y viáticos incluidos no les queda tiempo, mejor aun.

En las reuniones sociales socialistas que se efectuan en casa de socialistas europeos, siempre habrá tiempo para comentar sobre las torturas y vejámennes a las que el beneficiario de la seguridad social europea fue sometido por tratar de entregarle a sus compatriotas una vida mas digna. Recordemos que el socialista siempre es víctima de alguien.

Como vemos, al socialista no le faltan oprtunidades en esta vida, tal vez por esto y mucho mas es el momento en replantearme mis ideas y principios. Nunca es tarde para ingresar al mundo de los vivos que viven del tonto y no seguir siendo el tonto que vive de su trabajo.


sábado, 26 de septiembre de 2015

FALTA DE CLASE.

La noticia no es nueva, lo sé, aunque vale la pena recordarla. Rapiñin asegura que se enteró de los negocio de Caval por la prensa. Sin duda la familia Bachelet es asidua lectora de diarios. El lechón cobraba sueldo de la empresa de su señora esposa, pero no sabía nada de lo que sucedía en su interior. Fue a la reunión con el compañero Andrónico, sin saber a qué iba. Sebastiancito es un pobrecito que no atina a nada sin la venia de la Michelle o de la Natalia. Pobre tipo. Sebastiancito, según confiesa, es un calzonudo. No creo que Sebastiancito sea un calzonudo, ni un ignorante. Es solo un pillo con una cara de palo más dura que dura.

El problema de Sebastiancito y muchos otros vividores de la política, como MEO y la larga lista que conocemos, es no tener clase. Son muy ordinarios.

Por ejemplo, el “chico” Zaldívar tiene clase. Lo pillaron hace unos meses con unas boletas, acto seguido mostró a la prensa miles y miles de páginas de informes. Nadie sabe si hizo personalmente esos informes o si la papelería vale para algo, pero ahí están todas las hojas y los ríos de tinta que prueban lo que el necesita probar. Inobjetable. Tatán I “el turbio” también tiene clase. Todos sabemos que es capaz de todo en los negocios, él no lo niega, sonríe y no pasa a mayores.

Sebastiancito no, el lechón tiene mala pinta, fama de vago, culpa a su mujer, es el hijito de mamá. Sebastiancito no solo no tiene clase, tampoco tiene lo que se llama “ángel”, esa capacidad de tener gracia, encanto. El lechón no llega a la gente. No heredó esa capacidad de manejar la imaginación de las multitudes que a la madre le sobra…o le sobraba.

Sebastiancito no sirve para nada y jamás servirá para algo. Quienes le recomendaron a la Claudia no incluir a su hijo en el gobierno, no se equivocaron. Lo conocían. Tenían razón.





viernes, 25 de septiembre de 2015

SER PARTE DEL GRUPO.

El “ser chileno”, esa cosa rara que se supone define nuestra idiosincrasia, es una mezcla de hipocresía y aires de grandeza que ocultan nuestra mediocridad, desinterés e improvisación. El chileno es un acomplejado botado a choro.

Somos los Ingleses de América; los Jaguares Latinoamericanos; los más solidarios del mundo; aseguramos que las chilenas patitas cortas, tutus gordos y genio endemoniado son las mujeres más hermosas del orbe. Nada se compara a nuestra cordillera que vomita aluviones al por mayor, a nuestro vino de solo US$ 28 dólares la caja, a nuestros mariscos cada vez más escasos y que debemos cocinar a fuego lento para no morir de marea roja. Y pónganle lo que quieran. Eso se dice por ahí, aunque sabemos que nada es cierto.

El chileno quiere pertenecer a cualquier cosa que exista, solo por el hecho de que existe. Nos inscribimos en el Pacto de Bogotá, aunque sabemos que no demandaremos a ningún vecino porque son ellos los que nos demandan a nosotros; suscribimos el convenio 169 de la OIT para darnos de “progres” y súper respetadores de los DD.HH. y de cuanto aborigen existe, y hoy no se puede cortar el pasto en el jardín de la casa desde el Bio Bio al sur sin preguntar a un chileno disfrazado de “Lonco”, o a una veterana disfrazada de mapuche con collar de monedas y todo. Si colocas el billetito sobre la mesa, te dejan cortar hasta árboles nativos.

Chile puede pertenecer al comité internacional para la protección de la polilla asiática, compuesto de tres países miembros; o de la asociación internacional para el fomento de las aceitunas con cuesco en las empanadas, compuesta por dos países invitados, donde nuestro representante las oficia de presidente. Somos muy capos y estamos en todas, más aun si se viaja gratis, el viático lo llevamos para la casa y nos sirve para “conocer gente” a la que el día de mañana se le puede pedir un favor o una peguita en algún organismo internacional de poca monta. El mayor deseo de cada chileno es casi siempre “conocer gente”. Será porque “las vueltas son las que dejan”. El chileno siempre está dispuesto a salir en la foto.

Cada chileno tiene un antepasado de la oligarquía; posee un pariente rico; conoce a alguien importante; sabe algo que nos puede cambiar la vida en un instante; y por supuesto, tiene alguna movida estratégica en alguna parte. El chileno siempre está bien contactado, o al menos eso dice, o al menos con eso sueña. Por eso estamos en el Pacto de Bogotá y donde se tenga que estar. Para no ser menos que el resto y poder “conocer gente”, obvio, si de eso se trata.


En cualquier conversación, en un bautizo, matrimonio o primera comunión, no falta el que pregunta si el que está a su lado es de “los Gonzáles de Talca”, de “los Rojas de Cauquenes”, o de “los Muñoz de Linares hacia la costa”. Y todo para anunciar a toda boca que hace la pregunta porque su abuelo tuvo un fundo por esos lados hasta que la reforma agraria dijo otra cosa. Los chilenos siempre están muy bien contactados. En Chile no se es nunca un Gonzales, Rojas o Muñoz  a secas, siempre se es además de alguna parte en especial para hacer la diferencia que entrega la dignidad del origen. Seguramente es por esto que suscribimos el convenio 169 de la OIT. Al menos somos parte del grupo. 

jueves, 24 de septiembre de 2015

PLAYA BOLIVIANA.

Como era de esperar, la Corte Internacional de La Haya desechó la postura chilena. Acogerla, hubiese puesto una lápida en la mundialmente popular postura boliviana, además de declararse a ella misma como incompetente, cosa que se veía bastante improbable. Una corte política falló con corrección política y no envió de vuelta al altiplano a los indiecitos con las manos vacías. En Europa tienen predilección por los indígenas, los negritos y los pobres, y por creer que tienen obligaciones tutelares sobre ellos.

Según la Comandante Claudia, ni Chile perdió, ni Bolivia ganó. Muy clara la exposición presidencial, casi con ribetes democratacristianos. La verdad –así lo entiendo-, la corte le dio la razón a Bolivia. Ellos quieren juicio y nosotros no; y habrá juicio ¿Se entiende, verdad?.

Dejando de lado el argumento legal que obviamente no puedo comentar, no concuerdo con quienes aseguran que Chile equivocó el camino al centrar su defensa en la legalidad del tratado de 1904, a pesar que Bolivia nunca lo ha cuestionado. La corte fue obligada a pronunciarse al respecto, declarando que el tratado (según nos cuentan) no está en cuestionamiento, y solo se procederá a analizar lo que Bolivia define como “derechos expectaticios”. https://es.wikipedia.org/wiki/Derecho_expectaticio

Lo que Bolivia pretende es que la corte obligue a Chile a negociar una salida al mar, y para eso basa su postura en supuestas ofertas que ha recibido, como el casi Tratado de Charaña en la época del glorioso Gobierno Militar, que como sabemos, jamás ofreció entregar territorio que alguna vez fue boliviano, sino una franja al norte de Arica de territorio que fue peruano, lo que Perú rechazó haciendo uso de las facultades que posee.

Luego apareció la famosa “agenda de los 13 puntos”, que sí es una negociación que podría traernos consecuencias, aunque supongo que la políticamente correcta Corte de La Haya preferirá reventar al “dictador” y no a la “demócrata” ex RDA, ex MIR y ex FMR, doña Michelle Bachelet.  

No creo que la corte se dé el tiempo de iniciar un juicio para mandar a don Evo y sus boys de vuelta sin algo en el bolsillo. Basta recordar el ingenio legal, o como podría decir el juez Solís, la “ficción jurídica” del fallo que delimitó la frontera marítima entre Chile y Perú de una manera que ni Chile y Perú solicitaron.

De aquí puede salir cualquier cosa, menos que Bolivia se tiene que olvidar de que alguna vez exista una playa boliviana, ya que Bolivia seguirá con el único discurso que les sirve para mantener el orden interno, preparar elecciones, unir a su populacho bárbaro en torno a la idea de la patria mancillada y descomprimir el ambiente cada vez que se huela un golpe de estado.